Productos Nutracéuticos

 

 

Una de las principales razones del creciente interés por los nutracéuticos se debe al nuevo estilo de vida que se está extendiendo por todo el mundo y que se encuentra ligado a un cambio en los hábitos y patrones de alimentación.

A continuación, te contamos todos los detalles sobre estos productos cada vez más demandados…

El término nutracéutico fue acuñado desde los conceptos de "nutrición" y "farmacéutico" en 1989 por el Dr. Stephen DeFelice, quien definió los nutracéuticos como: un alimento o parte de un alimento que proporciona beneficios para la salud, incluyendo la prevención y/o el tratamiento de enfermedades. Se comercializan para consumo humano como complementos nutricionales, sin sustituir la dieta diaria. La relación inseparable entre salud y alimentación se la conoce desde hace 2.500 años, Hipócrates decía: "Que la medicina sea tu alimento y el alimento sea tu medicina".

Los nutracéuticos ayudan a prevenir y combatir algunos de los mayores problemas de salud de la actualidad como la obesidad, enfermedades cardiovasculares como el colesterol, estrés, osteoporosis, artritis, diabetes…

Además, actúan frente a resfriados, diferentes infecciones, desórdenes del sueño, trastornos en la digestión, desórdenes renales, controlan algunos dolores localizados y disminuyen el riesgo de contagio de algunas enfermedades.

Por otra parte, ralentizan el envejecimiento, aumentando la esperanza de vida y apoyando las funciones básicas de nuestro cuerpo.

Al hablar de nutracéuticos estamos hablando de una categoría muy amplia de productos que deben cumplir los siguientes criterios:

  • Ser productos de origen natural, aislados y purificados por métodos no desnaturalizantes para conservar sus propiedades originales sin hacer algún tipo de manipulación química.
  • Deben tener efectos beneficiosos para la salud: mejora de una o más funciones fisiológicas, acción preventiva y/o curativa, y mejora de la calidad de vida, y aportar una estabilidad temporal. 
  • Han de superar un análisis de estabilidad, toxicología y análisis químico. 
  • Deben realizarse estudios reproducibles de sus propiedades bioactivas en animales de experimentación y en humanos.

Normalmente se presentan en una matriz no alimenticia (píldoras, cápsulas, polvo, etc.) de una sustancia natural bioactiva concentrada, presente usualmente en los alimentos y que, tomada en dosis superior a la existente en esos alimentos, tiene un efecto favorable sobre la salud mayor que el que podría tener el alimento normal.  

Ya hay millones de consumidores que toman alimentos funcionales que contienen ingredientes nutracéuticos y suplementos dietéticos nutracéuticos. De hecho, en Estados Unidos el 47% de los hombres y el 50% de las mujeres toman diariamente vitaminas, minerales, hierbas y otros suplementos, según una encuesta de la American Dietetic Association: es decir, 140 millones de consumidores sólo en Estados Unidos.

Algunos ingredientes que pueden formar parte de un nutracéutico:

Probióticos: según la Organización Mundial de la Salud (OMS), un probiótico sería un microorganismo vivo que, cuando se administra en cantidades adecuadas, confiere un beneficio a la salud del consumidor. Por ejemplo, los probióticos disminuyen el riesgo de infección protegiendo la flora intestinal.

Prebióticos: son compuestos no digeribles por el organismo, presentes en la dieta, que tienen un efecto fisiológico en el intestino al estimular, de manera selectiva, el crecimiento y la actividad de bacterias beneficiosas.

Los beta-glucanos: son fibras de complejos polisacáridos que provienen de las paredes celulares de avena, cebada y de numerosos hongos medicinales. Este grupo es conocido por su capacidad de activar el sistema inmunitario. También ayudan a normalizar los elevados niveles de colesterol y bajan los niveles de glucosa en sangre después de las comidas.

Los antioxidantes: algunos antioxidantes impiden que los lípidos de la sangre se oxiden, por lo que pueden prevenir o retrasar daños a las células. Se pueden hallar en el aceite de oliva y en las cerezas.

Polifenoles: están presentes de forma natural en las plantas. A diferencia de las vitaminas y los minerales, los polifenoles no son nutrientes esenciales, es decir, el cuerpo humano no los necesita para sustentar la vida, pero pueden ejercer funciones muy beneficiosas. Se encuentran en las frutas y hortalizas, los productos del cacao (chocolate negro), cereales integrales, el té, el café y el vino tinto.

Abrazo grande para todos…